La Viña del Señor

Les cuento de las cosas que Dios me enseñó
Sin importar si las quería aprender o no.
Verdad es que la misión te hace mucho bien
Serena, Valpo, Viña – dondequiera que estén.

Yo empezé mas no en Viña sino en las pampas
En un lugar al norte que se llama Tierras Blancas.
Coquímbo fue la zona – con su cruz y los del Llano
Y si, nací de un buen padre – ¡puro Peruano!

Tenía yo necesidad de aprender hablar
Tal vez un poco mas que los demás por mi papá.
Él no hablaba nada de Ingles ni siquiera “hi”
Así que aprendí al tiro: “¿Hola, como estai?”

Había otra parte de mi mucho desarrollo
Fue un lugar extraño que se llama Andacollo.
Ahí veía algo que no antes entendía
Un evento conocido como “La Gran Apostasía.”

También pasé la prueba de subir algunos kilos
Comía cada rato baratísimo pancito.
Sería injusticia no mencionar las pulgas
Yo no sé como soportaba tantas picaduras.

Yo aprendí que el mundo no es como es en Utah
No todos son Mormones y si eres ¡te insultan!
Coquímbo era bueno por el lema que usamos:
Que resplandezca tu ojo y tengas ritmo en tu paso –
porque somos Coquimbanos y aquí bautizamos.

Después de esos cambios yo aprendí por qué
Yo aprendí la gran razón por qué me bautizé.
Y sepan también que yo soy lejos de un genio
El fruto de nuestra fe fue bautizar a dos niños.

Oré al Padre mucho para cambiar sector
Soñé con cerros, trolleybus, y alto ascensor.
Después de unas noches más mi sueño fue real
A Valparaíso (Cerro Alegre) yo me fui – felicidad total.

Verdad es que difícil es decir lo que pasó
Dios nos guía, yo lo sé a los que son “de oro.”
Pudimos ayudar a un hermano cambiar
Milagros vimos mientras él dejaba de fumar.

Es un proceso, claro, de lograr la conversión
El hombre éste aceptó El Libro de Mormón.
Y fácil es adivinar después lo que pasó
Jose Pereira hizo un convenio con Dios.

Yo fui llamado Líder de Distrito y pensé
¿Y yo, tan joven, ¡ni hablo! va…como cumpliré?
En ese cambio verdad me costó encontrar
Yo aprendí ésta lección: Trabajar, trabajar, trabajar.

Pensando que me quedaría otro cambio mas
Presidente me llamó y dijo, “Hola, como está?”
“Bien, Presidente” respondí “¿En qué puedo servir?”
Mi misión cambió ahí – ¿Qué más puedo decir?

El día siguiente yo me fui a 4 Norte
Mi nueva asignación fue mas o menos fuerte.
Yo no sabía nada – pero me sentía muy tranquilo
Yo fui llamado Elder Boss: Secretario Ejecutivo.

Trabajo en la oficina – diferente es
Hay muchas cosas que hacer y mucho, mucho estrés.
El contestar telefonos e ir por todos lados
Hay que mantener el orden en un alto grado.

Parte de mi gran deber fue conseguir las visas
Mientras todos piensan que solo pedía pizzas.
Yo pude ver el otro lado de la gran visión
Sí, y cómo se maneja una gran misión.

Pasaron meses rápidos y cambié sector
Yo disfruté tres meses que miraba yo la flor (Miraflores – Achupallas)
Un nuevo compañero, compañero numero seis
El Elder que me entrenó – juntos otra vez.

Pasé por un tiempo en el cual se dificultó
No bautizar por siete meses no me animó.
Trabajamos, sí, pero nadien quería escuchar
Y Viña Centro (Viña del Mar) me ganó – no pude yo ganar.

El nuevo secretario llegó y entrené
Cachó al tiro qué hacer – mi hora ya se fue.
Entonces Presidente me informó de buena gana
“Usted le voy a enviar a Villa Alemana (Las Américas).”

Digamos que pasé bien, no hay por qué quejar
Fue justo lo que yo quería – puro bautizar.
Seis meses con seis compañeros – mucho es, ¿o no?
Realmente disfruté – amo al barrio.

Durante esos meses yo tuve que entrenar
Cuatro misioneros me llamaban su papá.
Son buenos, qué puedo decir de todos menos uno
No aguantó, después se fue – hijo descarriado.

Yo conocí a un hombre que tenía poca fe
Ahora por siempre su amigo yo seré.
Tal como los errantes él tenía esa sed
“Mi vida se salvó” me dijo “gracias a usted.”

Ahí Dios me enseñó que ama Él a todos
El Plan de Salvación se cumplirá de todos modos.
Yo aprendí que solamente somos instrumentos
Para invitar a todos a llenar los asientos.

Después de cuatro cambios quería irme ya
Quería progresar aún mas – llegar aún más allá.
Sentí yo que el norte me llamaba otra vez
Así fue – a Ovalle fui – sector numero seis (Ovalle Sur).

Fui asignado Líder de la zona para allá
“La zona debe bautizar” dije “así será.”
Verano en Ovalle se hizo bien complicado
Todos dicen “vamos a la playa” o “al campo.”

Sufrid con paciencia y éxito vendrá
Nos da bendiciones, Dios – también las quitará.
Pasamos bien, hablamos con cualquier persona rara
Y nadien nos confundió – el Espíritu estaba.

Caminábamos nosotros diligentes en el sol
Se fue mi compañero y por fin tomé control.
Entonces cambiamos y al tiro empezó
La zona puso fechas, y a muchos bautizó.

Nosotros también vimos milagros en la rama
¿La mejor manera de trabajar? ¡Referencias se llaman!
Una familia quiso aprender un poco mas
Después una miembro nos llamó…y pues…saben lo pasa.

Fuimos, y nos fue bien – querían recibirnos
Había yo tocado cada puerta menos la de ellos.
Y pasa mucho que los dos estaban conviviendo
Hasta que llegó Jesús, y Su evangelio perfecto.

Sabían que tenían que casarse para ser
La familia eterna que querían obtener.
Así que pues pusimos fecha para concretar
El paso siguiente que se llama bautizar.

Pasamos mucho tiempo – compartimos en unión
Leer, orar, y asistir te cambia el corazón.
Mientras trabajábamos se acabó el mes
La zona de Ovalle bautizó – ¡logró diez!

Se acercó la fecha de la boda en abril
Me contestó, el Salvador, qué gozo yo sentí.
Pero cuando hay comodidad siempre pasará
Dios me trasladó según Su santa voluntad.

Yo aprendí que Dios tiene un plan para mi
Y tengo que obedecer, me hace tan feliz.
Me empaqué, subí al bus en ruta a la Viña
A entrenar a uno mas en barrio Placilla.

El abrir sector sin nada es difícil, ¡crean me!
Me hizo recordar de cuando yo inicié.
Ahora entiendo, lo comprendo aún mejor
Estímo yo un poco mas a mi entrenador.

Errantes caminábamos tratando de encontrar
A los próximos bautismos que querían escuchar.
A veces yo no sé por qué Dios llama a Elder Boss
Llegó un nuevo Elder – ¡otro compañero mas!

Entonces tengo dos que se llaman mis “asesinos”
¡Justo al final me asignó dos Argentinos!
No soy tan capo yo, ni soy un gran bautizador
En mí confió Dios a ser un buen entrenador.

Nosotros trabajábamos, no pude descansar.
Me quedaban solo días y quería aprovechar.
Siempre hay mañana, pero después yo aprendí
Que todo se acaba, y que todo tiene fin.

Ahora yo les cuento lo que tiene gran valor
El testimonio que tengo de nuestro Salvador.
Yo sé que vino, sé que Él estuvo para acá
Y enseñó al mundo, expió, y volverá.

La misión me cambió, ahora yo lo sé
Tenemos que cumplir, y yo siempre cumpliré.
Yo sé que Dios quiere grandes cosas para mi
El dicho siempre suena: “Ser Mormón es ser feliz.”

Yo amo esta gran misión, la viña del Señor
Con todo lo que aprendí, ahora soy mejor.
Yo represento a Él quien era de Jerusalén
En el nombre de nuestro Salvador Jesús, amen.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s